Buenas prácticas

¿Es el bioplástico realmente ecológico?

Los bioplásticos llegaron a nuestras estanterías a principios de la década de 2000. Considerado como una solución seria a la contaminación de los llamados residuos plásticos convencionales, el bioplástico se refiere a dos tipos de materiales muy diferentes: 

Los plásticos de "origen biológico", que se fabrican a partir de materiales vegetales como la caña de azúcar, el maíz, la mandioca, la patata y el carbón.

Los plásticos "compostables" son plásticos que se degradan en contacto con otros organismos vivos, aunque sean parcialmente derivados del petróleo.

Por tanto, los bioplásticos parecen ser un gran paso adelante para responder a los retos a los que nos enfrentamos. Un estudio reciente demostró que la producción de una botella de 500 ml con bioplásticos podría reducir los gases de efecto invernadero en un 12% y el consumo de combustibles fósiles en un 82%, cifras nada despreciables. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no son la solución milagrosa que a menudo se hace creer. 

Aunque el término "bio" puede resultar confuso, es importante recordar que su producción sigue dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles.

Por tanto, los bioplásticos parecen ser un gran paso adelante para responder a los retos a los que nos enfrentamos. Un estudio reciente demostró que la producción de una botella de 500 ml con bioplásticos podría reducir los gases de efecto invernadero en un 12% y el consumo de combustibles fósiles en un 82%, cifras nada despreciables. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no son la solución milagrosa que a menudo se hace creer. 

Aunque el término "bio" puede resultar confuso, es importante recordar que su producción sigue dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles.

Veamos esto con más detalle:

En cuanto a los bioplásticos, su fabricación requiere el cultivo de las plantas que los componen y, por tanto, el uso de recursos naturales como el agua. Por ejemplo, para fabricar una tonelada de PLA, uno de los tipos de bioplásticos más utilizados, se necesitan 2,39 toneladas de maíz, 0,37 hectáreas de tierra y 2.921 m3 de agua. 

Además, hay que tener en cuenta que los bioplásticos no son realmente aceptados en los canales de reciclaje convencionales y a menudo se mezclan con plásticos derivados del petróleo, lo que a veces retrasa su descomposición. 

Los plásticos compostables son efectivamente degradables, pero sólo bajo ciertas condiciones específicas, que no siempre garantizan su descomposición. Existen dos Normas que permiten su reconocimiento oficial: 

El primero está simbolizado por el logotipo "OK compost" y designa los plásticos capaces de degradarse en condiciones de compostaje industrial. 

El segundo logotipo es "OK compost home" e indica y garantiza la biodegradabilidad de estos plásticos, incluso en compostaje doméstico.

La denominación Biodegradable está prohibida desde 2010, ya que es confusa para el consumidor y no es lo suficientemente precisa desde el punto de vista legal. 

Por último, aunque el bioplástico sea una solución más responsable, no es una solución milagrosa. Piensa en privilegiar el vidrio, el cartón o comprar a granel para reducir significativamente su consumo diario de envases. Además, entre todos aportemos nuestro granito de arena, haciendo nuestro el lema de las cuatro “R”: reusar, reducir, reutilizar y reciclar.

© Copyright 2022 | ® Marca registrada de una sociedad del Grupo Melitta
Cofresco Frischhalteprodukte GmbH & Co. KG